Category

Fundación Fuper

Obras de arte de un paciente con enfermedad rara

Un paciente, ¡Un gran artista!

By | Fundación Fuper | One Comment

Muchas veces las personas piensan que tener una enfermedad rara es el fin del mundo. Para sorpresa de muchos, es el inicio de una vida diferente, donde se sufre, se lucha, se supera, se enfrenta, se aprende y se gana.

¿Qué se puede ganar con un diagnóstico de una enfermedad rara?

Como dice Edwin Sánchez, uno de los pacientes que está en nuestra fundación Fuper: “He ganado estar en mi hogar, recuperar a mi esposa, amar más a mi hija, hacer muchas más cosas”.

Y es que su diagnóstico de distrofia muscular no ha sido impedimento para que disfrute y muestre todo el potencial que tiene como artista. Ahora está más que nunca dedicado a la pintura, se inspira y llena sus lienzos de puro arte.

Este, es una muestra de las bellas obras que realiza:

Obra de arte paciente con distrofia muscular

CEBRA Dimensión: 60x 100
Técnica : Oleo sobre lienzo
valor: $240.000 ¡VENDIDO!

 

Obras de paciente con Distrofia muscular

SIN TÍTULO Dimensión: 40x 50
Técnica: acrílico sobre lienzo
Valor: $100.000

Dimensión: 40x 60 Técnica: oleo sobre lienzo. Valor:$ 160.000

ORQUÍDEAS Dimensión: 40x 60
Técnica: oleo sobre lienzo.
Valor:$ 160.000

Dimensión: 25 x 20 Técnica: acrílico, sobre lienzo Valor: $ 50.000 Accesorio: caballete (ver detalle)

Dimensión: 25 x 20
Técnica: acrílico,
sobre lienzo
Valor: $ 50.000
Accesorio: caballete
(ver detalle)

Tradición antioqueña

TRADICIÓN ANTIOQUEÑA

Es así como el arte, se convierte en parte de la vida, en alternativa terapéutica, en un espacio para dejar volar la imaginación, para disfrutar, recrearse y conectarse con el corazón.

¿Quieres conocer más sobre la historia de Edwin Sánchez? Entra Aquí

Contácta a Edwin: 3112376845

Más allá del dolor, la esperanza

By | Fundación Fuper | No Comments

Por: Lina Castañeda Tabares

A David Aristizábal, de cuatro años, no le gustan los periodistas, las cámaras y las grabadoras, y lo hace saber. Sentado en el mueble de su casa en Belén El Rincón, y frente a una ventana cerrada por la que se ve un cielo aterciopelado por las nubes cargadas de agua, David dice, otra vez, que no le gusta que hablen de él.

“No se preocupe que yo no tengo problema en hablar, solo que a él lo han grabado tantas veces que se siente intimidado”, contesta su madre, Verónica Cuartas, mientras lo mira y le dirige una sonrisa. A David le gusta lo que le gusta hacer a los niños de cuatro años: jugar y ver dibujos animados. Mientras se distrae en la pantalla del televisor, Verónica cuenta cómo empezó todo.DAVID

-Mientras bañaba a David, cuando era un bebé, yo veía que sus piernas no jugueteaban con el agua y que debía ayudarse con las manos para moverlas. Yo supe que eso no estaba bien, lo llevé al pediatra y tras una serie de análisis le diagnosticaron Atrofia espinal tipo II– comenta Verónica.

Esta atrofia causa pérdida de fuerza muscular progresiva debido a la degeneración de las neuronas motoras, aquellas que controlan el movimiento. El tipo hace alusión a la gravedad de la enfermedad, en su caso, él no puede caminar pero todavía tiene fuerza en sus manos.

David padece una enfermedad, que entre otras, es de poca prevalencia, difícil diagnóstico, poca investigación y tratamiento limitado. Alrededor del mundo, hay cerca de 8.000 pacientes con este tipo de patologías que la Organización Mundial de la Salud ha denominado Enfermedades huérfanas o raras. Read More